cuesta de enero

Consejos para superar la cuesta de enero

Después de los gastos que hemos tenido durante las vacaciones navideñas y con la subida de precios para este 2019, la cuesta de enero puede plantear serias dificultades de superación. ¿Cómo llegamos a su cima sin sentirnos asfixiados?

Si lo que nos mantenía en vela por las noches eran los kilos extra que se han integrado demasiado bien en nuestras carnes, cuando nos aproximamos a finales de mes lo que nos viene a la mente es directamente un “hasta luego, Lucas”. O bien los gastos económicos han sobrepasado nuestro presupuesto, o bien no han hecho más que empezar, con lo cual, estrenamos el año con agobios y un excesivo miramiento por nuestra cuenta corriente. Así es cómo la cuesta de enero se ha marcado la fama y todos los aquí presentes temen su nominación al premio “El mejor saqueador del año”.

Pues bien, desde Fritoper nos gana el espíritu solidario y queremos ayudarte a poner un poco de freno en esta cuesta infernal.

Lo que debe(ría)s hacer para superar airosamente la cuesta de enero

¿Cómo hacer que no suba el pan cuando tengamos las facturas sobre la mesa?

Ser ordenados y saber priorizar

Con esto nos referimos a que planifiques tus gastos domésticos, por un lado, e incluyas todos los demás, por el otro, para que seas más consciente de tu capacidad de compra y de ahorro. Después de eso, podrás priorizar, dejando eso que no es tan importante para más adelante.

Sí, siempre hay algo de lo que se puede prescindir

No te decimos que dejes de picotear de tus queridas papas de Fritoper los fines de semana solo por la ***** (dichosa) cuesta de enero, porque eso sería privarte de tus mayores placeres. Pero seguro que hay algo, como las uñas o el renovado de aficiones, que puede esperar un poco más. Ojo, que con ello tampoco queremos decir que te asees con menos frecuencia ni nada por el estilo (¡que hay más de un extremista por ahí demasiado vago!).

Olvida los caprichos con la excusa de las rebajas

Lo de que en rebajas hay que aprovechar para comprar todo lo que podemos necesitar en nuestro armario a lo largo del año puede ser muy cierto. Tanto como que la cuesta de enero existe. Sin embargo, la línea entre “lo que podría necesitar” y “me lo compro porque me ha gustado mucho” es tan fina que ni sabríamos explicarte la diferencia. Nuestro inconsciente la sabe distinguir y nuestro equipo confía en tu fuerza de voluntad para que nos entiendas.

Guarda tu tarjeta Visa o Mastercard y saca los billetes

Hoy en día nos hemos vuelto demasiado comodones para todo. Hasta para pagar en efectivo. Te podemos asegurar que pagando menos con la tarjeta y más en billetes te dolerá más el consumo porque sí. Parece algo estúpido, pero lo psicológico funciona en esto de frenar los impulsos de derrochador.

Respecto a lo de pagar en carnes ahí no nos metemos.

En resumidas cuentas, déjate de malgastar y apuesta por lo que de verdad importa, como nuestros aperitivos.

¡Feliz cuesta de enero!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *